LOS ACONTECIMIENTOS EN SIRIA Y LAS PROYECCIONES EN LA MESOPOTAMIA

ESCRIBE NESTOR ANTONIO SULEIMAN

Los dirigentes de Washington siempre estuvieron preocupados por la presencia militar rusa en Siria y de las milicias armadas por el régimen teocrático persa. En distintas oportunidades mientras mostraban sus quejas por la presencia de estas fuerzas que apoyan al gobierno de Al Assad, desplegaban esfuerzos tácticos en favor de los integrantes de las Fuerzas Democráticas Sirias (conducidas por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán).

Tanto las fuerzas de Moscú, como las estructuras sectarias instrumentadas por Teherán, siempre han estado dispuestas a los ataques a grupos laicos e islámicos moderados, opositores al gobierno de  Siria. Es importante para el régimen sirio y la planificación de Moscú, terminar con los sectores de la oposición que reclaman diálogo y negociaciones directas.

En general en las demandas de los grupos antigubernamentales sirios, emergen las voluntades de excluir de la mesa de negociaciones a la familia del presidente sirio, un formato de nepotismo que ya lleva casi cinco décadas en el poder.

La alternativa presentada por la oposición siria dispuesta a solucionar la crisis a través de la reconciliación y de conversaciones que apunten a la paz, contrasta con las duras posiciones del dispersado Estado Islámico y de otras organizaciones menores del mismo perfil, que no aceptan ninguna opción que no sea convertir toda la región en un “Estado” teocrático.

Seguramente estas inclinaciones también sectarias conducen al takfirismo, posturas que manifiestan desprecio y condena por el que piensa distinto dentro del mismo campo islámico.

Los distintos gobiernos proiraníes instalados en Irak desde la ocupación del 2003, con el beneplácito de EE.UU., continúan las campañas de cercenamiento del territorio iraquí, poniendo en práctica un plan que contempla el aliento de luchas sectarias en los planos religioso, étnico y nacional, de modo de aprovechar estos enfrentamientos para estampar un nuevo diseño en la cartografía de la Mesopotamia, que contemple un estado chiíta al sur, otro sunnita en el centro y el kurdo –independiente– en el norte.

La clara intención de la dirigencia de Irán es la incorporación del sur de Irak -especialmente la provincia de Basra– a la república teocrática que conducen los clérigos persas.

 La recuperación de un sector del norte de Irak a manos de una coalición mixturada, de militares de EEUU,  kurdos feudales, Guardianes de la Revolución Islámica, el ejército federal de Irak y las milicias chiitas, se trató de  una acción militar cuya “victoria a lo Pirro” no alcanzó para sofocar de una vez por todas el salafismo. Deberíamos preguntarnos a quiénes beneficia realmente la continuidad del fundamentalismo retardatario en la región. Quizá la respuesta nos oriente tanto a los partidos políticos kurdos de tradición feudal (Partido Democrático del Kurdistán y Unión Patriótica del Kurdistán), como a la jerarquía que gobierna la República Islámica  de Irán.

DIALOGO Y RECONCILIACION EN SIRIA

Hace poco tiempo me reencontré en Buenos Aires con un joven dirigente del Bloque Patriótico Democrático Sirio (BPDS), que venía por segunda vez a Argentina para visitar a sus familiares.

El BPDS está constituido por intelectuales que se oponen al gobierno que lidera Bashar Al Assad. Durante los comienzos de la revuelta siria, en su anterior visita a nuestro país, mi interlocutor no descartaba una salida cruenta para solucionar la crisis en su patria.

Hoy su planteo es otro, habla de diálogo y de una convocatoria a todas las fuerzas para la reconciliación nacional, “pero deben abstenerse los que están acusados de violación a los DD.HH.” ¿Se podrá lograr a corto plazo un acercamiento entre las partes en conflicto, cuando han minado el campo social de sectarismos? “A pesar de todo hay que intentarlo”, me dijo, alarmado por los sufrimientos de la población cautiva del fuego cruzado de fuerzas gubernamentales, y grupos políticos-religiosos sectarios.

Finalmente el diálogo sincero les sirve a todos. Inclusive al Pentágono en Oriente Medio (Creciente Fértil) para poder homogeneizar su retirada, que seguramente será transitoria . También es provechoso a los intereses de EE.UU., al menos para salvar algunos de los negocios que tiene en sociedad con los colonialistas persas.

Al parecer, distintas tramas se repiten a lo largo de la historia. Poderosos que se juntan, auspician o patrocinan cumbres de sus peones, de sus agentes. Se trata de desimular las diferencias ideológicas, políticas o religiosas, porque el mundo sigue necesitando el “reordenamiento” dibujado por los fuertes. Una dinámica que sigue incorporando a nuevos actores coyunturales en ese espacio de decisiones, donde obviamente no pueden estar  ausentes  Turquía  y la República Islámica de Irán, ambos estados  involucrados en la arena del Creciente Fértil (Oriente Medio).

PANARABISMO E IDENTIDADES ETNICAS, NACIONALES Y RELIGIOSAS. MOVIMIENTOS NACIONADLES DE LIBERACION -NESTOR SULEIMAN-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: