EL CONCIERTO DEL DOMINGO

ESCRIBE JORGE RENDON VASQUEZ

Casi izado por las dos obesas mujeres, el anciano atravesó la  puerta de la sala. Una enfermera les señaló una cama vacía y les  impartió algunas instrucciones. 

—¡Papá, esperamos que te portés bien! —dijo la que parecía  ser mayor, mientras lo acostaba—. Aquí tendrás todo lo que  necesités. 

—El Doctor nos ha dicho que en menos de dos semanas estarás cero kilómetros —añadió la otra. 

El anciano refunfuñó algo, dejó caer la cabeza sobre la  almohada y se quedó quieto con la vista puesta en el techo. Las mujeres abandonaron la sala, ante la mirada de los otros  diecinueve enfermos, tendidos en sus camas, de esa sala del  Hospital Rawson. 

El rostro del recién llegado le pareció conocido a Lorenzo Cavallini. Se incorporó en su cama para observarlo, pero sólo  advirtió el perfil ajado de un hombre que debía de andar por los  ochenta y cinco años, con una barba de algunos días, el cabello  blanco y largo, y respirando difícilmente. Su experiencia le dijo que  estaba a un paso del estado terminal, y dedujo que sus hijas habían  conseguido librarse de él. 

De pronto, el nuevo paciente prorrumpió en un discurso de  frases incoherentes dirigidas a algún interlocutor imaginario.  Calló como si escuchase a alguien y, un instante después, continuó  con su réplica. 

Era la una y media de la tarde, y los médicos y estudiantes ya  se habían retirado. Algunas enfermeras conversaban en la  pequeña sala del fondo. Las del turno de la mañana se preparaban  para irse y las del turno de la tarde se ponían sus uniformes  blancos. A las dos, ingresarían las visitas. 

Algo encolerizó al anciano en su diálogo, levantó la voz, y echó  la sábana y la frazada a un lado.

El pantalón del pijama se le había bajado y se veía la piel  apergaminada de sus piernas. Una ayudante de enfermería se  aproximó mascullando algo. Al llegar junto a él, observó alelada su  enorme órgano sexual fláccido. Lo cubrió y retornó donde sus  compañeras. Les susurró algo y todas, sonriendo, volvieron la vista  hacia la cama del anciano. 

En esa sala, los veinte pacientes habían sido seleccionados por  la gran complejidad de sus dolencias, de manera que los médicos,  que eran profesores de la Facultad de Medicina, les enseñasen a  sus alumnos los caracteres de sus enfermedades y sus  tratamientos.  

Las lecciones comenzaban a las ocho de la mañana. Cada  profesor rodeado de unos diez estudiantes, todos con inmaculados  sacos blancos, se inclinaba sobre el enfermo al que le correspondía  el turno, le hacía preguntas sobre su estado y luego lo examinaba  de la cabeza a los pies, explicando en la jerga médica los síntomas  y probables causas de su enfermedad. Los pacientes, ya  habituados a esta rutina y a que los estrujasen las inexpertas  manos de cada estudiante, seguían también la disertación del  profesor alertas ante los gestos de su rostro, tratando de percibir  alguna señal de su verdadero estado. Los profesores y estudiantes  sabían que esos enfermos eran casos perdidos y que sólo la  sapiencia de los más ilustres maestros podía disputárselos a la  parca, filtrándose por alguna rendija descubierta a fuerza de  examinarlos. 

Cuando un profesor y sus alumnos llegaron a la cama del  anciano, éste los miró, abrigando una luz de esperanza en sus  pupilas. Respondió lúcidamente sus preguntas, y se dejó auscultar  con el estetoscopio. El profesor frunció el ceño y le dijo en voz baja  a su ayudante. 

—¡Qué raro! Este paciente no parece tener demencia senil,  como dice el informe del médico que dispuso su internamiento. Luego, levantando la voz, ordenó los análisis y radiografías  del caso. 

—¿Cómo estoy, doctor? —preguntó el anciano. 

—Para su edad, bien a primera vista —respondió el profesor— . Mañana, trataremos de diagnosticar lo que usted tiene. El profesor y sus alumnos pasaron a la cama siguiente.

Concluida la consulta, Lorenzo se levantó de su cama.  Caminaba con dificultad por los devastadores efectos de la  diabetes en los dedos de sus pies. Al pasar frente al anciano, se fijó  bien en él. Estaba recostado sobre el almohadón y parecía mirar a  los demás pacientes de la sala, lejos del aletargamiento de la  víspera. 

“!Sí, es él! —se dijo asombrado Lorenzo—, ¡el maestro  Volturi!” 

Llegó al cuarto de baño y pensó: “¡Que viejo está!” Y recordó  que hacía años, tal vez veinte o más, no lo veía. Arturo Volturi  había sido uno de los grandes pianistas de las orquestas y  conjuntos de tango. Él, como un hincha congénito del tango, lo  había seguido por años, viéndolo y escuchándolo en los teatros,  cabarets y salones de baile. Volturi era en ese tiempo un hombre  desbordante de energía y siempre elegante, no muy efusivo, pero  sí, respetuoso y serio, y, aunque era casado y tenía un hogar, le  atribuían romances con las coristas de moda más bellas. Y, de  repente, el maestro Volturi se esfumó de la escena.  

Lorenzo se detuvo frente a la cama del anciano y se aventuró  a decir: 

—¡Maestro Volturi! 

El anciano posó su vista en Lorenzo y respondió. 

—¡Hola, creía que ya nadie se acordaba de mi! 

—Muchos lo recordamos, maestro. 

—Gracias, pero el tiempo se me acabó, hace ya muchos años. —Lamento verlo aquí, aunque me siento contento de estar  cerca de usted y de poder hablarle, algo que no me hubiera sido  posible en otros tiempos, cuando lo veía desde las plateas o las  mesas. 

—Hoy me siento bien, tal vez por la esperanza de ser curado  por los médicos. 

—Aquí, los hay muy buenos, maestro, y hasta pueden hacer  milagros. 

—Ningún milagro puede detener la vejez, y, de haberlo, sólo  podría retrasar la muerte por algún tiempo. 

—¿Qué pasó con usted? No volvió a aparecer en los escenarios  hace muchos años. 

 —Me fui a Los Ángeles hace veinticinco años, siguiendo a una  mujer mucho más joven que yo. Me volví loco por ella y lo dejé todo:  esposa, hijas, casa. Diez años viví con ella hasta que me abandonó  por viejo y por un norteamericano de su edad que la cortejaba sin  darme cuenta y le ofrecía todo lo que tenía. A los setenta y cinco  años me fue imposible conseguir trabajo y tuve que volver. Me  recibieron mis dos hijas. Su madre había muerto poco tiempo  antes. 

—Volvió, como en el tango Volver de Le Pera y Gardel, a la Patria y al cariño de sus hijas. 

—¿Cariño? ¡Ya quisiera tener una brizna del cariño de  alguien! Me recibieron porque regresaba a mi casa y a mis cosas.  Son dos solteronas que hicieron causa común con su madre y creen  que no merezco su perdón. 

—Es muy penoso depender de alguien, maestro. 

—Económicamente, no dependo de ellas. Al contrario; ellas  dependen de mi. Tengo una pensión de jubilación y otra casa que  heredé de mis padres con cuya renta su madre y ellas se  mantuvieron mientras estuve ausente. No les gustó mi retorno,  porque comencé a administrar esa renta hasta hace unas semanas  en que, vencido por la enfermedad, me la quitaron. Para ellas, lo  ideal sería que me muera ahora mismo. 

Volturi quería hablar, desahogarse con alguien que lo había  conocido en sus tiempos de gloria, y se aferraba a Lorenzo, quien  lo miraba consternado y confuso sin saber qué decir, escuchando  sus confidencias. 

—Cuente conmigo, maestro, será para mí un honor que me  considere su amigo. Se lo digo aquí adonde no llegan las luces de  las marquesinas y las candilejas. 

—¡Gracias! Es maravilloso que alguien quiera ser amigo de un  viejo a punto de partir. ¿Cómo te llamás? 

—Lorenzo Cavallini. Estoy en la primera cama del lado  izquierdo. Llevo semanas aquí, confiando en que los médicos  detengan la desintegración de mis pies. Ya casi vivo en esta sala;  es la tercera o la cuarta vez que regreso. 

En los días siguientes, el anciano empeoró. Lorenzo le  hablaba, pero le resultaba imposible obtener una respuesta  coherente y que lo recordara, pese a que le repetía su nombre,  acercándose a su cabecera. 

El vecino de Lorenzo, un hombre calvo sobre los cincuenta  años con una insuficiencia cardiaca irremediable, le dijo: —¡Dejalo! ¡El tipo está jodido. En cualquier momento se va! 

La semana siguiente, en una de esas noches siempre  melancólicas en la sala, apenas iluminada por el tenue resplandor  de las luces del patio, fallecieron dos pacientes. 

Cuando llegaba el coma de un enfermo, casi nadie podía  dormir, aunque fingiera hacerlo, recogiéndose sobre sí para  ocultarse de la helada presencia de la muerte, hasta que el  enfermo cesaba de respirar y sus vecinos llamaban a la enfermera  de guardia. Entonces, venían los ayudantes, prendían las luces y  retiraban el cuerpo. Luego, las luces eran apagadas, el murmullo  tenso y lúgubre cesaba, y los pacientes retornaban a su  desconsolada soledad, preguntándose quién sería el próximo. 

No obstante, para Volturi nada especial sucedía, entregado,  como estaba, a sus delirios. 

Una mañana el anciano amaneció lúcido, como si despertara  de un plácido sueño. Estuvo comunicativo y afable con las  enfermeras. Los médicos y estudiantes conversaron con él todo lo  que pudieron, anotando los datos obtenidos en la hoja de su  historia. 

Cuando Lorenzo se acercó a saludarlo, Volturi lo reconoció y  sonrió. 

—¿Cómo me dijiste que te llamabas? —le preguntó. —Lorenzo Cavallini, maestro. 

—¡Ah, sí, el aficionado al tango! 

—Maestro, pasado mañana, al medio día, hay un concierto en  el teatro Alvear, a cargo de la Orquesta del Tango de la Ciudad de  Buenos Aires, y yo voy a ir. Dirigen los maestros Suárez y Tarrielli. 

—Los conocí en otros tiempos. Suárez debe de tener ochenta  años ahora. Tarrielli era muy joven; un bandoneón de primera y  compositor. Actuamos juntos muchas veces. Eran unos amigos  estupendos. Si podés hablarles, dales mis saludos. 

Volturi se había animado y movía las manos. Lorenzo se las  observó. Eran delgadas, con los dedos largos y la piel indemne al castigo de la edad. 

—¿Toca usted siempre el piano, maestro? 

—Lo tocaba hasta hace poco. Tengo el mío en mi casa, en la  sala de la planta baja; es un buen piano de cola Steinway. 

El domingo por la mañana, Lorenzo recuperó su ropa del  armario, se acicaló, alisó su rubia cabellera y se perfumó. A sus  cincuenta y cinco años, su espíritu perspicaz, curioso y franco no  había dejado de asomarse a sus ojos claros. Añadió a su traje gris  oscuro una chalina blanca y, sobre las diez, dejó la sala.  

En la Plaza Constitución, compró su diario favorito en un  quiosco y abordó un ómnibus. Descendió en el cruce de las  avenidas Callao y Corrientes, y bajó por ésta en dirección al  Obelisco. Se detuvo frente al bar La Giralda y entró a hacer  tiempo. Se instaló junto a una ventana, pidió un café y se puso a  leer el diario. De cuando en cuando, su vista recorría, displicente,  los teatros de vodevil, las inmensas librerías con sus estantes y  mesas repletos, los negocios diversos con sus escaparates siempre  iluminados, y el inagotable torrente de viandantes y vehículos en  esa vía de sempiterna fantasía. 

A las once y media, se levantó y enfiló al teatro Presidente  Alvear. En el hall, una multitud de hombres y mujeres, devotos  nostálgicos del tango, intercambiaban sus impresiones y noticias.  Lorenzo se sintió cómodo al integrarse a esa fiel comunidad.  Saludó a algunos conocidos y, luego, le dijo a un empleado del  teatro: 

—Quisiera hablar con los músicos. ¿Me indica el camino? —Vaya por la pequeña puerta de la izquierda y siga por el  pasillo. 

Lorenzo avanzó hacia el fondo y se encontró en una sala  contigua al escenario, donde esperaban varios hombres sentados  con sus instrumentos. Los observó y reconoció a varios que habían  venido actuando a lo largo de muchos años. En un grupo vio a  Tarrielli. Lorenzo se acercó y le dijo: 

—Me permite unas palabras, maestro. 

—¡Sí, cómo no! —respondió el músico, volviéndose hacia él. —Es para mí un honor poder hablarle y no sé cómo decirle lo  que me ha traído hasta aquí. 

—Pero, no faltaba más. Dígamelo con entera confianza. 

Estamos entre amigos del tango, ¿no es cierto? 

Reconfortado por esta expresión, Lorenzo le contó a Tarrielli  el drama de Volturi y concluyó: 

—Tal vez esté jugando sus descuentos y su partido podría  terminar en cualquier momento, muy pronto. Quisiera pedirle algo  que quizás usted pueda hacer. 

—Dígamelo y, si está a mi alcance, lo haré. 

—Sería lindo que Volturi se reencuentre con el público aquí,  con este auditorio que sabe de tango y que, con toda seguridad, lo  conoce. 

—No es usual lo que usted me pide, pero tampoco es usual  morirse. Sí. Que venga y tendrá una cabida. ¿Le parece que podrá  tocar? 

—Lo peor que podría ocurrirle es que no llegue al próximo  concierto. Pero, aun así, saber que usted lo llama lo hará feliz. Yo  me encargaré de traerlo. A última hora, si Volturi no pudiera subir  al escenario, por lo menos pasará un buen rato con sus antiguos  colegas. 

El concierto, compuesto por una selección de todas las épocas,  duró una hora y media. Dirigieron los maestros Orlando Suárez  como estilista del tango tradicional y Néstor Tarrielli como  especialista del tango más reciente. 

Cuando retornó al hospital, Lorenzo se decepcionó al ver a  Volturi desvariando. Se dijo que tendría que esperar que le llegara  la lucidez, como se aguarda el buen tiempo para una excursión  campestre. La espera duró dos días. Al despertar, Volturi  preguntó: 

—¿Ya se fueron ésas? 

—¿Sus hijas? Hace rato, maestro —respondió Lorenzo. —¡Que bueno! ¡Me tienen harto! 

Al constatar que Volturi lo entendía, Lorenzo continuó: —El maestro Tarrielli me ha encargado saludarlo y decirle  que lo invita a acompañar a la Orquesta del Tango de la Ciudad  de Buenos Aires con algunas piezas en el concierto del próximo  domingo. 

—No creo que pueda ir, aunque me agradaría estar allí. —Yo sí creo que usted podrá ir; yo lo llevaré.

 —Gracias, Lorenzo. Hacés por mi lo que ni un hijo haría. Pero,  no tengo un traje apropiado. 

—No se preocupe por eso, yo lo arreglo.  

Para sorpresa de los médicos y estudiantes, Volturi se  mantuvo lúcido y alentado en los días siguientes.  

El jueves, una vez concluida la visita médica, Lorenzo abordó  a Margarita, una enfermera que frisaba los cuarenta años, soltera,  magra y un poco renegona pero buena gente, con quien había  comenzado a entenderse. Le contó lo que pensaba hacer.  

—¡Estás loco Lorenzo! Ese enfermo desbarra la mayor parte  del tiempo y está muy débil. ¡Si no fallece antes del domingo, no  creo que llegue ni a la Plaza Constitución! 

—Yo sí creo que podrá enfrentar el desafío. ¡Miralo como está  ahora! 

—¡Sí, claro!, pasa por un buen momento, pero, ¿cuánto le  durará? 

—No importa lo que ocurra hasta el domingo. De todos modos,  quisiera que me ayudés. 

—Pero, ¿cómo? 

—Preparándolo físicamente. Vos sabés mucho de estas cosas  y yo diría que más que los médicos. 

—Exagerás. Sin embargo, veré lo que puedo hacer ¿A qué hora  pensás sacarlo el domingo? 

—A las diez y media de la mañana. 

Margarita asumió su compromiso con la seriedad y la  responsabilidad de quien debía cumplir una tarea de vida o  muerte. Veló por el tratamiento y la alimentación del paciente,  prodigándole expresiones amables y alegres.  

Consciente de que se preparaba para una gran prueba, Volturi  cooperaba con un buen talante, y obedecía sin rezongar las  indicaciones de los médicos y las enfermeras. 

El sábado por la tarde, Lorenzo salió del hospital y retornó con  un atuendo completo, como para presentar a un músico novel en  su debut. 

Margarita llegó a las ocho de la mañana del domingo, ataviada  con un traje sastre y, de inmediato, se hizo cargo de la atención de  Volturi. Siguiendo el consejo de un médico, le preparó un brebaje  energético y le dio una pastilla para estimular su ritmo cardiaco. 

Volturi se reanimó y se sintió joven de nuevo. Lorenzo y Margarita  ducharon y afeitaron a Volturi, le arreglaron el cabello y lo  vistieron, y, ante la estupefacta mirada de los demás enfermos y  contando con la momentánea ausencia comprometida de las dos  enfermeras de turno, abandonaron la sala. Era un día espléndido  de primavera, con un sol radiante y un cielo azul intenso. 

En la puerta del hospital abordaron un taxi y le indicaron al  conductor. —¡Al teatro Alvear! 

El público llenaba el hall de entrada. Parecía ser más  numeroso que el domingo anterior. Algunos reconocieron a Volturi  y lo saludaron. Él respondió inclinando la cabeza y esbozando una  sonrisa. Los tres se encaminaron por el vestíbulo hacia el fondo.  

Al advertir la presencia de Volturi, varios músicos de edad  madura se acercaron y lo saludaron efusivamente. —¡Maestro! —dijo uno de ellos—, lo vemos después de muchos  años. Encantado de tenerlo aquí, como antes. 

El anciano, erguido, sonrió y estrechó la mano de su colega. —Anduve lejos —les informó—, pero he vuelto, aunque sea  sólo para saludar a mis viejos compañeros de trabajo. Desde el otro lado de la sala, se acercaron Tarrielli y Suárez. —Arturo, pero, si estás igual, pese a los años —Suárez le  extendió la mano, sonriendo. 

—¿Te parece? ¡Mirá que los años son los años! 

Tarrielli estudiaba en silencio al pianista, quien, al darse  cuenta de ello, dijo. 

—Estoy como antes, como siempre, ya lo verán. 

—No lo dudo —aseveró Tarrielli—. Después del primer tango  nos acompañás con dos. ¿Te parece bien Barrio de Tango y Cafetín  de Buenos Aires

—¡Buena selección! 

—Las partituras están sobre el piano. 

—Si me hacen falta, las abriré. 

—Como siempre, Arturo, seguís siendo el de la memoria  prodigiosa, no de elefante, porque siempre fuiste muy delgado. —¡Decí más bien elegante! 

—¡Y enamorado! ¡A causa de ellas, claro! —Tarrielli le guiñó un ojo. 

Un timbrazo anunció que la función estaba por comenzar. El  público abarrotaba la platea y las demás localidades, y seguía  ingresando a la enorme sala donde se confundía en un solo  murmullo. 

A las doce y treinta, las luces languidecieron hasta apagarse,  llevándose las voces del público. El cortinaje se separó y  aparecieron en el proscenio iluminado los treinta músicos, ya listos  con sus instrumentos.  

Desde la izquierda avanzó Suárez. Saludó al público y,  volviéndose, bajó la batuta y la orquesta arrancó con el tango La  Yumba de Osvaldo Pugliese. El sonido, bien distribuido, inundó la  sala, y el público fue capturado por esos acordes mágicos que  penetraban directamente a la memoria, la ilusión y el sentimiento,  despertando un mundo amable en el que cada uno se transformaba  en una parte del polícromo haz de armonía que irradiaban los  instrumentos. Al concluir el último compás, un aplauso premió a  la orquesta. Entonces, salió el animador, un hombre grueso y de  cabello gris. 

—Ahora, mis amigos, tenemos una sorpresa en este medio día  de música porteña —dijo con una voz bien modulada—. El gran  maestro Arturo Volturi, ya retirado, ha accedido a acompañarnos.  Ustedes recuerdan al hombre de las manos mágicas y del  sentimiento hecho tango. ¡Helo aquí! 

Lorenzo y Margarita le acomodaron aún la corbata a Volturi,  y lo empujaron suavemente hacia el escenario. Un gran aplauso  estalló al aparecer el pianista. Él inclinó la cabeza, se sentó ante  el piano y miró a Tarrielli quien ya estaba listo para dirigir. 

El Maestro de Ceremonias anunció: —Para ustedes Sur, letra de Homero Manzi y música de Aníbal Troilo. 

Con el automatismo de toda su vida, los dedos de Volturi  acariciaron las teclas, mientras los demás músicos hacían lo propio  con sus instrumentos. Ante una señal del director, las notas del  tango surgieron límpidas y portentosas. Un joven vocalista, con el  rostro ensombrecido por la barba y el pelo largo, desprendió el  micrófono del soporte, y el recuerdo del arrabal de otros tiempos,  cada vez más lejanos, colmó la Sala.

Sur,  paredón y después…  Sur,  una luz de almacén… 

Ya nunca más me verás como me vieras,  recostado en la vidriera,  esperándote… 

Ya nunca alumbraré con las estrellas nuestra marcha sin querellas por las noches de Pompeya… 

Las calles y la luna suburbana y mi amor en tu ventana… 

Todo ha muerto, ya lo sé… 

Cuando el cantante llegó a la última estrofa, Tarrielli le hizo una seña imperceptible a Volturi y éste ejecutó el solo,  acompañado por los contrabajos y unos acordes de bandoneón.  Luego, el cantante continuó con las otras estrofas hasta concluir. El aplauso que siguió fue estruendoso. Tarrielli elevó una  mano en dirección de Volturi y éste, levantándose, se inclinó ante  el público. Lorenzo y Margarita, como hipnotizados, observaban a su  amigo entre bambalinas, poseídos por la música como los demás  que escuchaban arrobados. 

El animador anunció: —El maestro Volturi se despide con el tango Cafetín de  Buenos Aires, Letra de Enrique Santos Discépolo y Música de  Mariano Mores. 

La historia y el significado de los cafés de Buenos Aires, esos  vastos salones de altos ventanales con vocación de cordial y fiel  refugio, donde los argentinos se reencuentran con sus amigos y sus sueños, arribaron en la voz del cantante. 

¿Cómo olvidarte en esta queja, cafetín de Buenos Aires? 

Si sos lo único en la vida que se pareció a mi vieja.

En tu mezcla milagrosa de sabihondos y suicidas 

yo aprendí filosofía… dados… timba y la poesía cruel de no pensar más en mi. 

Al terminar el tango, Volturi se puso de pie, miró al público  que no cesaba de aplaudir, se inclinó hacia él una vez y ante  Tarrielli otra, dibujó con la mano una lánguida señal de adiós y  dejó el escenario ante los músicos que, puestos de pie, lo vieron  partir. Margarita lo recibió con lágrimas y se abrazó a él. Lorenzo,  emocionado, sólo musitó: 

—¡Gracias, maestro, muchas gracias! 

Suárez, antes de ingresar a dirigir, se despidió con un apretón  de manos. Tarrielli vino en seguida y abrazó a Volturi. Luego, Margarita tomó del brazo al viejo pianista y los tres  salieron por el largo pasadizo. 

Volturi dijo:  —¿Podríamos ir a un café?  En la esquina, entraron a uno.  

—¿Qué desea servirse, maestro? —preguntó Lorenzo. —Si no te incomoda, ¿podrías pedirme una ginebra doble? Margarita miró alarmada a Lorenzo, pero éste pareció no  advertir el mensaje. 

—¡Con gusto! —admitió—. Y vos, Margarita, ¿qué te servís? —Un café —respondió ella. 

—Yo pediré un vermut. Creo que me lo merezco, ¿no? Mientras el mozo traía el pedido, los tres comentaron las  incidencias del concierto, y, cuando las bebidas estuvieron en la  mesa, Volturi levantó su copa y dijo: 

—¡Brindemos por la vida… y por el tango! 

—¡A su talento y arte, maestro! —añadió Lorenzo. Margarita, con una lágrima resbalándole por la mejilla,  musitó: 

—¡Yo brindo por ustedes, amigos, que, creo, son los únicos que  tengo!

 Volturi pidió otra copa igual. Lorenzo y Margarita, sin decirse  nada ni con los ojos, fingieron tomarlo con naturalidad. La ginebra estimuló los deseos de hablar de Volturi. Recordó  los tiempos en que anduvo por los cafés de Buenos Aires y sus  actuaciones en los cabarets Chantecler de la calle Paraná y La  Enramada de Palermo, donde los mersas de los conventillos y los  barrios pobres, los cabecitas negras de las pensiones, los garufas sentimentales y buenos, los guapos en decadencia y los marineros  invitaban a las mujeres a bailar con un leve movimiento de cabeza,  muchachas y mujeres maduras que iban allí con la esperanza de  hacerse de un partido, y percantas expertas en levantar puntos,  algunas muy comprensivas y cariñosas. Todo eso se había acabado  a mediados de la década del cincuenta, y el tango, languideciendo,  buscó abrigo entre sus leales seguidores, aguardando el momento  de erguirse con nuevas composiciones y letras, y de transmutarse  también en sinfonías y óperas. A él nunca le faltó el trabajo, ni las  minas, por supuesto. Su vida había sido como las letras de los  tangos: ofrendada a la nostalgia, pero vital, unas veces pesimista  y otras iluminada por una tenue luz de confianza en el futuro. Volturi no pudo seguir, porque la embriaguez le sobrevino de  golpe. Lorenzo llamó al mozo y pagó. 

Entre él y Margarita ayudaron a su amigo a levantarse, y en  la puerta detuvieron un taxi. Al llegar al nosocomio, Margarita fue a buscar una silla de  ruedas sobre la que Volturi continuó dormitando. En la sala, le  pusieron el pijama y lo acostaron. 

Pasada la medianoche, Lorenzo tuvo un presentimiento. En la  penumbra, se aproximó a la cama de Volturi y vio que se había ido,  aunque permaneciera allí tendido, en silencio.

MARCANDO EL CAMINO

CRISTINA ELISABET FERNANDEZ SALUDA EN EL DIA DE LA MILITANCIA A LA MULTITUD QUE DESBORDO EL ESTADIO UNICO DE LA PLATA

ESCRIBE ANTONIO MUÑIZ

Todo pareciera indicar que a un año vista de las elecciones del 2023, el actual gobierno argentino podría enfrentarse a una derrota. Según todas las encuestas el Frente de Todos va directo a una derrota electoral frente a la oposición de Juntos por el Cambio, algo impensable hace tres años cuando el peronismo  unido y renovado se imponía ante el ex Presidente Mauricio Macri luego de su pésima gestión gubernamental.

La situación actual del gobierno parece amesetada, luego de un largo periodo de declinación persistente, casi desde el comienzo mismo de su gestión. La sumatoria de una herencia muy pesada, gruesos errores propios, más una situación internacional muy compleja, guerras, pandemia, crisis económica, ambiental, migratoria, un fuerte avance de las ultraderechas en los países centrales, etc, fueron construyendo un escenario dificil. En síntesis tuvo que enfrentar un mundo en crisis, con problemas nuevos y otros estructurales que no supo, no pudo o no quiso resolver.

Enfrento una situación heredada del gobierno anterior muy compleja, una inflación galopante, recesión y una negociación de la deuda externa impagable, que no solo condiciona hoy la economía sino sobre todo la soberanía sobre las políticas internas del país. No hay que olvidar nunca que la Deuda Externa es un mecanismo de dominación imperial para dominar, controlar y saquear las riquezas de los países.

Así la gestión de Alberto Fernández  se vio jaqueada por restricciones externas pero también por una oposición muy dura,  tanto en lo político y lo económico. Detrás de la inflación persistente hay un establishment empresario que está apropiándose de la riqueza de los argentinos, acaparando el excedente generado y fugando las divisas.

A partir de políticas correctas durante la pandemia logro altos índices de imagen positiva, pero que fue perdiendo en la medida que no pudo dar respuestas a la crisis ni a las demandas de la población, sobre todo en medio de una larga cuarentena que acentuó la crisis económica, pero que también generó tensiones sociales e intra familiares de difícil medición. También hay demandas insatisfechas como la seguridad, donde tanto el gobierno nacional como el de provincia de Buenos Aires muestran un fracaso evidente.

Puede mostrar logros como el aumento del empleo registrado, baja en los índices de desocupación, crecimiento de las industrias y del uso de la capacidad instalada, pero que estas mejoras no se ve reflejada en la situación ni en las expectativas personales y económicas de la mayor parte de la población.

El gobierno de Alberto Fernández languidece, nunca se atrevió  a traspasar los límites muy marcados por los grandes medios,  voceros de la derecha. La oposición y los medios vienen corriendo al gobierno con una agenda “republicana” y una “ética de gobierno”  que esa derecha  violó  históricamente.  Así atacan y descalifican sus políticas económicas, por más pro mercado y claudicante ante el poder real, en nombre de un programa ultraliberal, que siempre fue un fracaso en la Argentina y sus voceros son los eternos mercaderes del ajuste permanente.

En este contexto el Poder Judicial funciona como brazo armado del poder real,  insiste en su trabajo de demolición, atacando, cuestionando las acciones de gobierno, poniendo límites a la gestión, judicializando la política, siempre en beneficio del poder hegemónico. Además este aparato judicial actúa como gendarme y verdugo,  persiguiendo o amenazando con juicios a dirigentes populares por actos de corrupción reales o supuestos de la etapa anterior. Blandiendo además su espada de Damocles sobre la cabeza de muchos funcionarios actuales, que sienten el temor de su suerte cuando este gobierno termine y se vean desfilando por Comodoro PY.

Y AHORA MASSA

Hoy el Frente de Todos está atado a la suerte de la gestión del superministro Sergio Massa, quien se puso al hombro la gestión en medio de una crisis y casi un golpe de mercado, llevado adelante por los sectores empresarios que bregan por la devaluación.  La buena relación de Massa con el establishment local y los contactos fluidos con la dirigencia empresaria y política de EE.UU. facilitaron los primeros tiempos. Por ahora viene mostrando buenos resultados.

Atado a las políticas económicas fijadas por el F.M.I., ha lanzado en estos días su carta más compleja, el acuerdo de precios con los grandes grupos económicos, tratando de morigerar la tasa inflacionaria a niveles de cierta normalidad.  El “AJUSTE” que nadie nombra es muy fuerte y se ve claramente en el presupuesto recientemente aprobado. Además, esto tampoco nadie lo dice por su nombre, el plan “cierra”, favoreciendo las actividades de exportación, sobre todo commoditys, para atraer dólares, y salarios muy bajos. Salvo en algunos rubros donde existen sindicatos fuertes que puedan negociar las paritarias, el resto corre detrás de la inflación. Donde más se siente está perdida constante del poder adquisitivo es en los sectores informales y el sector estatal, provincial y municipal sobre todo, donde los salarios, como se ve en estos días en los trabajadores de la salud,  son irrisorios.

Por supuesto que esta política económica genera tensiones hacia dentro de la coalición de gobierno. Si bien Massa tiene mayor respaldo político y peso propio que su antecesor Martin Guzmán, y son pocos por ahora quienes cuestionan la gestión del superministro, los ruidos internos continúan. La salida del Frente de Todos de varios movimientos sociales acaudillados por Grabois, se postergó, luego del intento de asesinato de la vice presidenta, pero tiene fecha próxima de ruptura. Sectores duros del kirchnerismo también vienen planteando la salida del gobierno y habían puesto fecha de salida en diciembre.

El intento  terrorista de asesinato de la vice presidenta Cristina Fernández, marcó un quiebre en la situación política del país. La centralidad de CFK, tanto hacia dentro del espacio como hacia afuera es innegable. Sus palabras o sus silencios marcan la agenda política, no solo del FdT sino también de toda la oposición.

El operativo clamor “Cristina Presidenta”, llevado adelante por los sectores kirchneristas, tiene como objetivo instalar su candidatura en el 2023 y sumar detrás de su figura a todo el campo nacional y popular. Como medida táctica es buena, porque permite retomar cierta iniciativa política de cara al 2023. También los gestos y las palabras de Cristina generan una fuerte expectativa, sobre su futuro político. Si es candidata o no, pasa hoy por una decisión propia.

Pero mientras tanto pasan cosas. El lawfare sigue en pie y más belicoso que nunca contra ella. Han reflotado causas que ya habían sido desestimadas y al mismo tiempo anuncian los periodistas una dura condena en el caso vialidad. Pocas veces nuestro país vivió situaciones de tanto bochorno en manos del aparato mediático judicial.

El trato judicial dado al intento de asesinato de CFK es un ejemplo de esto. Un acto de terrorismo evidente, de una gravedad que no vivíamos desde la dictadura militar de 1976,  que mostró  claramente el contubernio de la Justicia Federal con los grupos económicos macristas. La jueza Capuchetti se negó reiteramente a seguir la pista política porque llevaba directamente al grupo de Patricia Bulrich,   tampoco quiso seguir la pista del dinero, cuando está casi comprobado provino del grupo Caputo, íntimos de Macri y grandes beneficiarios de los negocios espurios del gobierno de Mauricio.

Nadie investiga el comportamiento de la policía metropolitana, que dejó  tierra liberada en muchas ocasiones cuando actuaban estos grupos de choque como Revolución Federal, tanto contra la vice presidenta como a dirigentes políticos oficialista, ni el comportamiento de esta esta policía el día de la vallas, donde, después se conoció, hubo un primer intento de asesinato frustrado. Nunca se quiso investigar la acción de agentes de la AFI en los días previos al atentado y en los numerosos escraches frente a la casa de gobierno o el Instituto Patria, o la Policías Federal y la misma custodia el día del atentado. No es intención acusar a nadie desde esta líneas, pero es claro que un intento de magnicidio de esta magnitud no es un hecho aislado, producto de un grupo de loquitos. Una investigación seria va por todos los indicios, sin preconceptos previos.

El gobierno del Frente de Todos nunca fue seriamente contra el aparato del lawfare. Creyó  y lo dijo ingenuamente que la justicia debía depurarse a si misma, no se quiso reponer la ley de medios, cuando se podría haber hecho por decreto, no se quiso remover al Procurador General o reponer a la anterior Alejandra Gils Carbo, injustamente obligada a renunciar y no se fue contra la Corte Suprema, que se convirtió en un ariete opositor al servicio del macrismo.

Podríamos seguir con el listado de acciones y medidas que hubieran cambiado la situación política, solo y a título de ejemplos tres casos extremos, donde queda claro la mediocridad y cobardía imperante, Caso Vicentín, una estafa colosal al erario público y a los trabajadores y productores agropecuarios, todavía impunes y protegidos por la Justicia Federal de Santa Fe. El otro caso trágico y doloroso, es la prisión y la persecución arbitraria de Milagro Salas, en manos del gobierno de Jujuy y la de muchos presos o procesados políticos, víctimas de una campaña sistemática por parte del aparato político, judicial y mediático, donde Clarín y la Nación son arietes sistemáticos del rencor y la revancha de los grupos de poder.

Los casos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel asesinados por los grupos de tareas de la prefectura y la gendarmería, liderados por Patricia Bulrich, nunca investigados en tres años de gobierno. La persecución del pueblo mapuche, por el solo hecho de pedir un pedazo tierra para continuar con sus tradiciones, mientras por el otro lado se permite la apropiación de miles de hectáreas en el sur argentino por empresas extranjeras. Siendo el caso Lewis el más escandaloso, generando en territorio argentino un feudo propio, con sus propias leyes y su fuerza de seguridad.

La lista es larga, podríamos nombrar tambien, las medidas pusilánimes en el tema de la vías navegables Paraguay – Paraná, puertos en manos privadas donde no existe el control del estado, donde además del contrabando de granos es una entrada y salida de la droga hacia los países europeos, en ese marcó las idas y vueltas con el dragado del canal magdalena, que rompería la dependencia argentina del puerto de Montevideo y a su vez permitiría el desarrollo de los puertos de aguas profundad, tanto la Plata, Quequén y Bahía Blanca.

No se quiso avanzar en políticas democratizadoras, ampliar la participación y la organización popular es básica en cualquier gobierno que se precie de peronista. Se discutió hasta estos días la supresión de las PASO, si bien tienen cosas para corregir y mejorar, fue y es una herramienta que abre la participación popular y permite escuchar más y mejor la opinión del electorado. Los problemas de la democracia se arreglan con más democracia.

Siempre se vio con temor la presencia de la gente en la calle y cuando hubo manifestaciones callejeras, rápidamente se las desestimo, cuando la movilización popular es una herramienta fundamental de un gobierno popular.

UN GIGANTE CON PIES DE BARRO

Con la constitución del Frente de Todos, bajo la conducción estratégica de CFK, permitió generar una coalición política muy fuerte, que puso término a la pésima experiencia macrista. Sin embargo ocurrió lo que muchos temíamos, una coalición pensada para ganar una elección no necesariamente garantizaba un buen gobierno.

En la heterogeneidad del Frente primaron las fuerzas “progresistas”, una especie de frepasismo tardío, que se puso como centro una agenda porteño céntrico, de “izquierda progre” en lo cultural pero muy cercana a la derecha en el pensamiento económico. Se perdió de vista el país federal, los amagues de Alberto de construir poder alrededor de los gobernadores, quedó en eso, en intenciones.

Agravada esta situación, por un factor que se viene manifestando desde 2008, poco a poco el kirchenrismo se fue convirtiendo en un partido del conurbano. Primero se perdieron las grandes ciudades del interior, Bahía Blanca, Mar del Plata, La Plata y luego la mayor parte de las pequeñas ciudades del interior bonaerense, se perdieron  provincias importantes, como Mendoza o Córdoba. Al principio era una franja amarilla que dividía en dos el mapa del país. Era la pampa sojera, sin embargo esa mancha amarilla se fue extendiendo, marcado claramente el alejamiento de los sectores medios del interior hacia la alianza cambiemos.

Tal fue así, que en 2015 no solo se perdió la elección nacional, sino que también se perdió  la provincia de Buenos Aires y la mayoría de los municipios del interior.

Hoy de cara a las elecciones del 2023, volvemos a ver la misma situación, o muy parecida al 2015. Los sectores de gobernadores e intendentes se cierran sobre su territorio, tratando de alambrarlo para que la ola amarilla pase de largo. Un sálvese quien pueda que es suicida. Las políticas defensivas solo no van a condenar a otra derrota, sino todavía a una más catastrófica. Se van a perder municipios del conurbano y se va a perder la provincia, salvo que se pueda compensar loa votos pedidos en el conurbano con una mayor cantidad de votos en las grandes ciudades del interior bonaerense. Algo improbable al día de hoy.

Para ver la gravedad de la crisis estructural del movimiento popular, las últimas encuestas muestran un avance importante de los votantes de Milei en los sectores juveniles del conurbano, otrora fortaleza del kirchnerismo. El mismo fenómeno se ve en Córdoba, donde Milei se está convirtiendo en una segunda o tercer fuerza, captando votos que antes apoyaban a los candidatos K.

El aparato político del peronismo bonaerense, otrora imbatible, hoy muestran fisuras y limitaciones serias. Totalmente en retroceso, buscó  la alianza con La Campora para fortalecer y alambrar el distrito. Sin embargo este proceso de vaciamiento político, de nulo debate y participación está alejando a la militancia silvestre y a la militancia orgánica ante el sentimiento de fracaso e impotencia. La política bonaerense se convirtió nada más que en una lucha por la caja y la lapicera.

Y LA OPOSICION DE MAL EN PEOR

Por otro lado la alianza cambiemos navega en una interna feroz, unida por el temor a las represalias a los que rompan el armado y además nadie se baja por si mismo de un carro ganador. Sin embargo la derecha argentina, bruta e ignorante, tensa la cuerda hasta los límites planteando ideas de gobierno inviables por el retroceso político y social que significaría. Una aplicación lisa y llana de las ideas para su futuro gobierno que expresa Macri en el libelo “Para Que”, significara un escenario muy violento, con movilizaciones populares y una represión gubernamental con palos y balas y con muertos en las calles, según prometen Mauricio y Bulrich.

Los grandes grupos internacionalizados agro exportadores sueñan con una fuerte reseteo de toda la sociedad, refundar “la República” oligárquica conservadora  y terminar de una vez por todas con el “peronismo”. Detrás de ese sueño está el apoderamiento de la renta generada por los argentinos, acumular y concentrar toda la riqueza en las mil familias dominantes, para ello deben llevar adelante un ajuste brutal, sobre todo sobre salarios y jubilaciones, anular las leyes y beneficios laborales y previsionales.

Las agresiones materiales y simbólicas contra los intereses populares parecen marcar una nueva agenda de  gestión para un futuro gobierno de Juntos por el Cambio. De mas esta decir que estamos a ante un escenario de conflicto social agudo.

Una partido opositor que solo siembra odio y resentimiento desde el llano y solo promete violencia  para el que piense diferente cuando sea gobierno, un escenario de caos  asusta a los sectores medios “independientes” y a los grandes grupos económicos. La violencia en la calles no es buena para los negocios.

CRISINA, SIEMPRE CRISTINA,MARCANDO EL CAMINO

En el día de la militancia se realizó el gran acto de reaparición de Cristina Fernández en la ciudad de La Plata ante más de sesenta mil militantes y ella como única oradora.
Mostró  una vez más que sigue siendo la gran líder argentina, el mayor punto de acumulación del proyecto nacional y popular.

Fue un discurso emotivo pero con propuestas para el futuro. Hablo del pasado pero sobre todo lanzado hacía el futuro, convocó  al debate de modelos y a una síntesis a través de grandes acuerdos políticos para afianzar la democracia. Convocó  a la unidad, a construir una democracia sin violencia política y a una nueva mayoría.

Ante tanto desanimo, ante tanta frustración, ante tanto mensaje de odio y resentimiento Cristina Fernández convocó  a la esperanza.

Argentina vive en los límites de un laberinto, donde no se puede ver la salida. Parece condenada a repetir una y otra vez la misma historia de fracasos y frustraciones. En ese marasmo Cristina Fernández marcó una  agenda de cara al futuro, para el gobierno de Alberto Fernández, pero sobre todo para todos los argentinos.

ESTADIO UNICO DE LA PLATA 17 DE NOVIEMBRE DE 2022

IV RUNASUR: CUMBRE DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS EN BUENOS AIRES -REPUBLICA ARGENTINA-

DECALOGO DE RUNASUR, MECANISMO DE INTEGRACION PLURINACIONAL QUE HEMOS CREADO LOS PUEBLOS INDIGENAS, AFRODESCENDIENTES, ORGANIZACIONES Y MOVIMIENTOS SOCIALES Y SINDICALES DE LA REGION BUSCANDO RESOLVER LA DEUDA HISTORICA DE LOS PUEBLOS -JUAN EVO MORALES AYMA-

COMPARTIMOS CON NUESTROS LECTORES, EL PROGRAMA CAFE MERCOSUR DEL SABADO 12 DE NOVIEMBRE DE 2022, DONDE SE ANALIZA LOS TEMAS MAS DESTACADOS DE LA REALIDAD SOCIOPOLITICA LATINOAMERICANA, Y EN ESPECIAL LA CUMBRE LLEVADA A CABO LOS DIAS 5 Y 6 DE NOVIEMBRE, POR LOS PUEBLOS ORIGINARIOS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

EN EL ENCUENTRO PARTICIPARON REPRESENTANTES DE ARGENTINA, BOLIVIA, COLOMBIA, CHILE, GUATEMALA, MEXICO, URUGUAY Y VENEZUELA
FOTOGRAFIA: RED INFORMATIVA
EL LANZAMIENTO DE LA RUNASUR COINCIDE CON UNA FECHA QUE LA C.T.A. DE LOS TRABAJADORES CONMEMORA TODOS LOS AÑOS: EL NO AL ALCA (TRATADO DE LIBRE COMERCIO PARA LAS AMERICAS). ALLA POR EL AÑO 2005 EN LA CIUDAD DE MAR DEL PLATA. LA C.T.A. SE MOVILIZO JUNTO A CIENTOS DE ORGANIZACIONES POPULARES PARA EXPRESAR EL RECHAZO A LA INTERVENCION DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS EN NUESTRA AMERICA. FOTOGRAFIA C.T.A. (CLUB BANCO NACION DE VICENTE LOPEZ -PROVINCIA DE BUENOS AIRES-)

MARIA REMEDIOS DEL VALLE

MARIA REMEDIOS DEL VALLE
CAPITANA DE LA PATRIA

ESCRIBE GUSTAVO BATTISTONI

CADA 8 DE NOVIEMBRE, GRACIAS A LA LEY N° 26.852, SE CONMEMORA EN LA REPUBLICA ARGENTINA EL DIA NACIONAL DE LOS/AS AFROARGENTINOS/AS Y DE LA CULTURA AFRO EN HOMENAJE A MARIA REMEDIOS DEL VALLE, AQUELLA MUJER RECORDADA COMO «MADRE DE LA PATRIA» POR EL PAPEL PROTAGONICO QUE DESEMPEÑO EN LA GESTA DE NUESTRA INDEPENDENCIA.

La Historia de Nuestra República Necesita Reescribirse. No por mero afán revisionista, sino, y fundamentalmente, por la omisión de las clases subalternas y sus luchas como el motor de la historia. Las grandes personalidades, aquellas a las que hacen referencia los textos canónicos, solo muestran la punta del iceberg, cuando la verdadera energía que mueve a las sociedades se encuentra en los veneros profundos del pueblo.

Con buen tino, han comenzado a recuperarse muchas figuras de las clases oprimidas que han tenido un papel fundamental en la historia nacional. Es muy poco lo que se ha hecho, pero por lo menos se ha dado un paso inicial, que debe seguir profundizándose sin pausa, poniendo en juego relatos anquilosados que reproducen las peores lacras de la opresión.

Sin duda alguna, María Remedios del Valle ha sido una de las figuras más maltratadas de nuestra historia. Coadyuvó a esto su doble calidad de aherrojada, por su condición de esclava negra y un sistema patriarcal que invisibilizó a quienes según un sabio revolucionario chino “llevan a sus espaldas la mitad del cielo”. Profundizar en este ítem nos llevaría un espacio demasiado grande para esta modesta nota. La notable obra de Silvia Federici nos parece un aporte esencial para comprender esta problemática en todas sus aristas, y a sus reflexiones nos remitimos si el amable lector quiere profundizar sobre el tema.

María Remedios del Valle, no solo fue “NINGUNEADA” por la historia dominante, su figura también fue menospreciada, como lo demuestra una cita, supuestamente elogiosa, en el texto clásico de Bartolomé Mitre, “Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina”, en su capítulo dedicado a la Batalla de Ayohuma: “Nunca se ha hecho un elogio más grande de las tropas argentinas, y merece participar de él una animosa mujer de color, llamada María, a la que conocían en el campamento patriota con el sobrenombre de ‘Madre de la Patria’. Acompañada de dos de sus hijas con cántaros en la cabeza, se ocupó durante todo el tiempo que duró el cañoneo, en proveer de agua a los soldados, llenando una obra de misericordia como la Samaritana, y enseñando a los hombres el desprecio de la vida”. No hay una sola referencia más, a su figura y extraordinario derrotero, en las 700 páginas de la publicación de “Ediciones Anaconda”.

Además de omitir su apellido, que Mitre, historiador documentado, conocía muy bien, por razones políticas ligadas a la reivindicación que hizo de ella en la última etapa de su vida, Juan Manuel de Rosas. Recordemos que María Remedios del Valle auxilió a los combatientes que resistieron a la invasión de los piratas británicos, acompañó al Ejército Auxiliar en 1810 hasta Potosí, donde perdió a toda su familia. Participó, además, en la batalla del Desaguadero en 1811, para luego trasladarse a Jujuy para participar del “Éxodo Jujeño”. Y olvida Bartolomé Mitre de resaltar, que fue una de las famosas “NIÑAS DE AYOHUMA”, que como nos engañaron en los libros escolares, no fueron “refinadas patricias altoperuanas”, sino tres afrodescendientes que lucharon con el Ejército del Norte, asistiendo a los heridos, en condiciones de suma peligrosidad para sus vidas. Por esto fue herida de bala y torturada por las sanguinarias tropas realistas. La Revolución de Mayo no fue obra de una minoría, sino la expresión de ese subsuelo de la comunidad que representaban los trabajadores, mujeres, esclavos e indígenas que cambiaron, a partir de ese momento, el sentido de la historia.

Fueron las clases subalternas, remarquemos una vez más, las que hicieron nuestra historia con sacrificio, con un coraje y una valentía que no tuvo un sector de la élite que quería ser parte del reino de España, del imperio esclavista portugués o de los traficantes ingleses. Nada pidió esta heroica luchadora por los heroicos servicios que había prestado a la gesta libertadora, tanto es así que cuando retornó a la ciudad de Buenos Aires, y mientras otros oportunistas hacían negocios con la tierra o comerciaban con las potencias de ultramar, la gran Matriarca subsistía vendiendo pastelitos o mendigando por las iglesias, en condiciones de extrema precariedad.

Recién en 1835, doce años antes de su muerte, pudo recibir un emolumento por los servicios prestados, pero siempre ocupando un lugar secundario dentro del relato histórico dominante. Ni que hablar de las espantosas condiciones de existencia del resto de la población que había sido traída desde el Africa para desarrollar las fuerzas productivas en beneficio de la clase dominante.

Esta maravillosa luchadora representa los más acendrados ideales democráticos y republicanos. Un verdadero ejemplo para las generaciones futuras, cuya existencia fue ocultada por los prejuicios dominantes. Es hora de darle el lugar que merece en nuestra historia y vida cotidiana. Por ejemplo, en mi querida ciudad de Firmat, cambiar el nombre actual del cipayo Bernardino Rivadavia A NUESTRA PLAZA CENTRICA, POR EL DE LA VALEROSA MARIA REMEDIOS DEL VALLE, SERIA UN ACTO DE ESTRICTA JUSTICIA.

FOTOGRAFIA RufinoWeb

HISTORIA DE UN CUADRO

«HISTORIA DE UN CUADRO» ES EL PRIMER RELATO DEL LIBRO «EL CONCIERTO DEL DOMINGO» PERTENECIENTE AL ESCRITOR DE LA REPUBLICA DEL PERU, DR. JORGE RENDON VASQUEZ

Descendí del autobús y avancé a la sombra del follaje de los  naranjos hasta la casa de Isabel, una templada tarde de comienzos  del otoño bonaerense. Era una construcción de un solo piso, con  paredes blancas, puertas de fierro, contraventanas de madera y un pequeño jardín delantero que servía también de cochera.  Muchos años habían pasado desde la última vez que vi a Isabel. Tras el fallecimiento de Rafael, su esposo, en 1978, ella se  había consagrado al mantenimiento del hogar y a la atención de  sus hijas. Varios años después, se casó con Esteban, un vecino del  barrio también viudo. 

La pareja me recibió en la puerta, saludándome efusivamente.  Pasamos a la sala y, allí, colgado frente a la puerta, volví a  contemplar el cuadro que había visto cuando visité esta casa por  primera vez y, luego, otras veces hasta que un día desapareció. 

—El cuadro ha vuelto —me aventuré a decir. 

—Y ahora definitivamente —asintió Isabel.  

Recién creí llegado el momento de preguntar por la suerte de  esa obra de arte. E Isabel me contó su historia que era también la  suya. 

Desde la cubierta del barco, Isabel y su madre avistaron  maravilladas los edificios del Bajo. Habían llegado, por fin, a  Buenos Aires, culminando una travesía de tres semanas desde el  puerto de Vigo. 

Isabel era entonces una hermosa muchachita rubia de  dieciocho años, muy delgada y con inocentes ojos verdes, que se  sorprendía de todo lo que contemplaba en la ciudad. Su madre  tenía cuarenta y dos años y era también rubia. Acodada sobre la  baranda de la cubierta, Isabel retornó, de pronto, a la aldea que  había abandonado para siempre en Galicia, donde sólo unos pocos  parientes la echarían de menos, y a la ría de aguas tranquilas que  divisaba todos los días desde la granja en la que su madre y ella  trabajaban. Una sacudida del barco al atracar junto al muelle, hizo esfumar esa nostálgica evocación. Llevó la vista hacia la multitud  que esperaba y vio al hermano de su madre. Levantó un brazo,  tratando de atraer su atención, pero todos hacían lo mismo arriba  y abajo, y sólo pudo hacerse notar después de insistir varias veces  con sus señales. 

El tío de Isabel estaba acompañado por un amigo y por el hijo  de éste, un joven de veintidós años. Tras los abrazos, los cinco se  dirigieron a la casa del tío en el barrio de Munro, donde éste había  alquilado una habitación en la que vivirían las recién llegadas. 

De entrada, Isabel simpatizó con ese joven. Él le contó que  había nacido en Buenos Aires y que su padre era también un  inmigrante gallego. Se llamaba Rafael. Su semblante expresaba  una gran serenidad. A pesar de su juventud, su frente era muy  amplia, y exhibía unas cejas pobladas que le daban cierta  melancolía y una seriedad mayor de la que su trato revelaba. Su  padre y él eran obreros de construcción civil. 

La madre de Isabel fue ubicada como trabajadora del hogar en  una residencia del barrio y, pronto, le siguió ella como empleada  de limpieza en las oficinas de una empresa. 

Rafael e Isabel continuaron viéndose y muy pronto se  enamoraron. Isabel se enteró de todos los aspectos de la vida de  Rafael. Supo así de la afición a la pintura del padre de éste y de su  amistad con un pintor que era entonces ya famoso, a quien visitaba  con frecuencia, Lino Enneas Spilimbergo. A pesar de su talento,  este artista de cincuenta y seis años, de nariz aguileña y mirada  penetrante, enmarcada por unas cejas y arrugas que le caían  oblicuamente hacia los lados, llevaba una vida austera debida a su  perenne escasez de recursos. Como les había sucedido a otros  grandes pintores, le era difícil vender sus cuadros o tenía que  resignarse a recibir las exiguas sumas que le ofrecían los tratantes  de obras de arte. Isabel se enteró también de que, con cierta  frecuencia, el padre de Rafael le suministraba la pintura que aquél  necesitaba para trabajar. 

Cuando el pintor vio a Isabel quedó impactado por su singular  belleza celta y su sencillez de joven campesina. Isabel se  impresionó también por la manera como era examinada por el  artista, aunque intuyó que lo impulsaba una motivación ajena a la  atracción física. 

—¡Vení a verme cuando quieras! —le dijo el pintor. Luego, éste le comentó al padre de Rafael que en Isabel había visto un tipo de belleza imaginada por él hacía mucho, aunque  nunca pudo hallar una modelo para trasladarlo a un cuadro, y le  pidió que hablase con su madre y con ella para que posase en su  tiempo libre. 

La madre de Isabel no supo qué decir al escuchar la propuesta  del padre de Rafael, pero Isabel la aceptó en seguida. Complacido  y agradecido, Spilimbergo preparó los materiales de los que se  serviría y citó a Isabel para venir a su taller.  

Isabel se sentaba junto a una gran ventana al patio, vestida  con sus sencillas ropas, mientras el pintor dibujaba sus facciones  a carboncillo sobre una cartulina. El artista quería captar las  líneas de su bello rostro y, sobre todo, su expresión serena,  desenvuelta y candorosa. Trabajaron unos quince días. Los bocetos  se amontonaron sobre la mesa. Finalmente, Spilimbergo creyó  haber llegado al dominio de las formas y la expresión que él  buscaba en su modelo, y emprendió la ejecución del cuadro  definitivo. Le tomó más de un mes hacerlo. Cuando lo tuvo listo, le  sobrevino una alegría intensa y, al mismo tiempo, cierta aflicción,  porque, en lo sucesivo, dejaría de ver a Isabel tan frecuentemente  y tan cerca. Isabel se reconoció en el cuadro; vio en él, delante de  varias líneas cortándose en ángulos agudos, su mirada serena  posada sobre un punto lejano, las líneas suaves de su rostro y sus  cabellos abandonados al viento, y por primera vez en su vida  experimentó la emoción de saber que era hermosa. 

Isabel y Rafael se casaron en la primavera de 1954. A la  ceremonia en la municipalidad de Olivos, le siguió una comida con  sus pocos parientes y amigos, y el gran artista.  

Algunos días después, éste se presentó en el hogar de la nueva  pareja. Traía un paquete envuelto en papel madera. Era el cuadro  para el que Isabel había posado. 

—¡Es mi regalo de bodas! —dijo Spilimbergo. 

Isabel y Rafael enmudecieron de alegría y lo abrazaron. Rafael corrió a buscar clavos y martillo, y todos decidieron  que el cuadro sería colgado en la sala, frente a la puerta. Y,  entonces, Isabel dijo: 

—¡Mientras viva, no me separaré de este cuadro! 

Los años pasaron. Isabel y Rafael tuvieron tres hijas. La economía de su hogar se fue cimentando, pese a los altibajos de la  actividad de construcción con la que Rafael se ganaba la vida. De  tiempo en tiempo, Rafael era elegido para un cargo en el sindicato  de trabajadores de construcción civil, por la ponderación de sus  juicios y su firmeza. 

En 1976, la Argentina cayó bajo la férula de una Dictadura Militar de la que el pueblo sólo pudo librarse en 1983, tras la  desastrosa derrota de sus fuerzas armadas frente a Gran Bretaña,  en las Islas Malvinas. Con ese conflicto, provocado para continuar  gobernando, los militares a cargo del poder político probaron ante  el mundo, no sólo su ineptitud en la conducción de una guerra, en  la cual hicieron matar a cientos de jóvenes reclutas, sino también  su eficacia sólo frente a hombres y mujeres del pueblo desarmados  a los que asesinaron salvajemente. Más de un noventa por ciento  de las víctimas fueron dirigentes sindicales y jóvenes  universitarios. Los seleccionaron a pedido de sus rivales políticos  o de determinados empresarios, por delaciones arrancadas  apelando a la tortura o dictadas por la venganza, por la  subterránea acción de los soplones, o por figurar en la agenda de  algún amigo o pariente que había sido apresado o eliminado.  Muchos de los hijos recién nacidos y de tierna edad de las mujeres  que la dictadura hizo desaparecer fueron vendidos. 

Rafael no pudo salvarse de la represión. Sospechando que  vendrían por él y previendo que la policía política saquearía su  casa, confió el cuadro de Spilimbergo a una vecina y se refugió  donde un compañero de trabajo. La noche subsiguiente, los  esbirros de la dictadura allanaron su casa. Furiosos por no  encontrarlo, voltearon y destrozaron cuanto pudieron, buscando  cualquier cosa que pudiera servir para incriminarlo. No hallaron  nada de eso, ni tampoco algo de gran valor; pese a ello, se  apoderaron, de algunos objetos pequeños. 

Fue, entonces, cuando Rafael tomó la dolorosa decisión de  vender el cuadro para atender los gastos de su familia. Pero se  preguntó: ¿a quién? y ¿cómo? Salir a buscar comerciantes de obras  pictóricas hubiera sido exponerse a que los agentes del gobierno lo  cazaran y le robaran el cuadro. Consultó con sus amigos y ellos le  sugirieron ofrecerlo a un médico de prestigio con ideales  semejantes a los suyos. Asegurándose de que no lo seguían, Rafael  fue a buscarlo. El médico aceptó comprar el cuadro. Rafael sólo  puso una condición en esta venta: que cuando la Dictadura  terminase, Isabel, sus hijas y él pudieran seguir viéndolo en la casa del médico.  

Una semana después, Rafael fue descubierto por un grupo  paramilitar y ametrallado en la calle. 

Isabel y sus hijas pudieron subsistir gracias a la solidaridad  de sus amigos y de leales y valientes trabajadores del Sindicato de  Construcción Civil. Pero aún así, los recursos que les suministraban  apenas les alcanzaban para atender sus necesidades mínimas.  Isabel buscó trabajo sin descanso, pero las empresas a las que  acudió se negaron a emplearla. Finalmente pudo ubicarse en una  residencia como empleada doméstica. 

Tras el descalabro de los militares en Las Malvinas, la  Dictadura se agotó y, poco tiempo después, la Argentina se  encaminó hacia la democracia. 

La condición impuesta al médico nunca llegó a tener la  significación de un derecho, puesto que, desaparecido el peligro,  Isabel y sus hijas se acercaban a su casa sólo una vez al año, como  si hiciesen una romería. 

Dos décadas más tarde, la segunda hija de Rafael e Isabel,  Teresa, era una psicóloga de éxito. Se había casado y tenía dos  hijos. Sus hermanas eran médicas. 

Un día, a fines de 1998, Teresa se presentó ante el médico y le  dijo que quería pedirle algo que le era muy difícil de expresar. El médico la miró extrañado y ella se deshizo en llanto. El  médico comprendió. 

—Sabía que, en algún momento, vendrían a recuperar el  cuadro —dijo—. No quisiera desprenderme de esta obra de  excepcional belleza, pero sé que fue pintada para Isabel. Sólo déme  lo que yo pagué por él cuando lo compré. 

—Le hago un cheque, de inmediato. 

—Pero, antes de cerrar el trato, también yo voy a poner una  condición para esta venta. 

—¿Cuál es? 

—Que nos dejen a mis hijas y a mí seguir viéndolo. Lo hemos  tenido en nuestra casa veinte años y mis hijas han crecido  contemplándolo. 

Sin ningún asomo de vacilación, Teresa aceptó el pedido del  médico.  

Y, así, el cuadro fue trasladado a la casa de Isabel y colocado en el mismo sitio donde había estado antes de haber sido removido para salvarlo. 

DIA DEL PENSAMIENTO NACIONAL, UN MERECIDO RECONOCIMIENTO A ARTURO JAURETCHE

ARTURO MARTIN JAURETCHE

ESCRIBE GUSTAVO BATTISTONI

Se ha escrito mucho últimamente sobre Arturo Jauretche. Fallecido hace más de cuarenta años, su figura no ha cesado de crecer con el tiempo, hasta uno de los grupos de Rock Nacional más importantes de nuestro país (Los Piojos) le ha dedicado un tema de difusión masiva (San Jauretche).

Nació en la ciudad de Lincoln, provincia de Buenos Aires, en 1901, fue desde su niñez un curioso por las cosas que sucedían a su alrededor. Como él mismo afirmó, le interesaba más lo que decían los paisanos que las enseñanzas que daba la escuela normalista: la capacidad para escuchar los veneros profundos del pueblo fue una de sus características esenciales.

En su juventud fue dirigente del Partido Conservador, pero la figura de don Hipólito Yrigoyen lo acercó al Partido Radical, donde comprendió que sin el apoyo de las masas no había ninguna posibilidad de cambio social.

El Golpe de 1930 lo encontró, como siempre, del lado de la resistencia a la Dictadura de Uriburu y su Política de Entrega. En la década del treinta, con otros radicales intransigentes de la época funda F.O.R.J.A. (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina), que constituyó el núcleo más importante del Pensamiento Nacional del Siglo XX.

En sus diez años de vida, F.O.R.J.A. esta agrupación analizó con escalpelo la realidad del “ESTATUTO LEGAL DEL COLONIAJE”. El naciente peronismo lo encontró entre sus entusiastas y defensores; sin embargo, y a pesar de ser uno de los políticos más lúcidos que tiene la Argentina, ocupó un cargo menor en la provincia de Buenos Aires. Esta “Exclusión” privó al movimiento nacional de quien podría haber sido uno de los grandes ministros del interior de nuestra historia.

Caído el peronismo y como no podía ser de otro modo, militó en la resistencia contra la revolución “fusiladora”; publicó por ese tiempo su libro “LOS PROFETAS DEL ODIO”, en el que diseccionó a la antipatria.

El carácter polémico de su estilo es uno de sus sellos particulares. Pero es en su “MANUAL DE ZONCERAS ARGENTINAS”, donde encontramos al mejor Arturo Jauretche, genio e ingenio en la república del pensamiento y las letras. Es sin duda uno de los clásicos del ensayo político argentino, su prosa “hablada” lo emparenta con su gran rival en el terreno de las ideas, Domingo Faustino Sarmiento.

ARTURO JAURETCHE FUE ANTE TODO UN MILITANTE DE LO NACIONAL, BREGO POR UNA ARGENTINA PARA TODOS, SIN EXCLUIDOS NI OLVIDADOS.

TAMBIEN NOS SIGUE ENSEÑANDO A PENSAR Y SOBRE TODO NOS ILUMINA CON UNA VIDA SIN FISURAS, ES DE ESOS PERSONAJES A LOS QUE SIEMPRE RECORDAMOS CON CARIÑO Y RESPETO.

EL ADIOS A ROBERTO MUÑIZ

ROBERTO MUÑIZ

El amigo de la revolución argelina, el muyahidín, miembro del Ejército de Liberación Nacional, «Roberto Menez», llamado «Mahmoud el argentino», se trasladó a la merced de Dios, hoy sábado.

El Ministro de Muyahidines y Personas de Derechos, Eid Rabiqa, ofreció sus condolencias a la familia del fallecido, en una publicación de Facebook.

En el texto de condolencias se decía: “Con gran tristeza y pesar, y con corazones que creen en el decreto y destino de Dios, recibí la noticia del fallecimiento del muyahidín, miembro del Ejército de Liberación Nacional, “Roberto Menez , llamado Mahmoud argentino.

Dijo el ministro: «Con la partida de este símbolo, Argelia pierde en él a un amigo de la revolución de liberación, un luchador sólido y un muyahidín destacado. En esta aflicción, solo puedo presentar a su honorable familia en Argelia y la amiga República Argentina». , y todos sus compañeros muyahidines y amigos de la revolución, con mis más sinceras, pidiendo a Dios que inspire a su familia y parientes».

Roberto tenía 99 años y luego de una corta dolencia falleció. Estuvo siempre acompañado por el afecto del gobierno de Argelia y por el reconocimiento de todos los luchadores por la libertad en el mundo.

COMPARTIMOS CON NUESTROS LECTORES EL DOCUMENTAL «MUÑIZ, EL ARGENTINO EN LA REVOLUCION ARGELINA», CON LA DIRECCION GENERAL, PRODUCCION E INVESTIGACION DE NESTOR ANTONIO SULEIMAN:

JORGE RENDON VASQUEZ EN ROSARIO

JORGE RENDON VASQUEZ ES DOCTOR EN DERECHO POR LA UNIVERSIDAD DE PARIS 1 (SORBONA), PROFESOR EMERITO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS DE LA CIUDAD DE LIMA PERU HABIENDOSE DESEMPEÑADO COMO PROFESOR EN EL DOCTORADO EN DERECNO DE LA UNIVERSIDAD DE PARIS NORTE, DURANTE LOS AÑOS 1988 A 1994

EN LA TARDE DEL DIA VIERNES 11 DE NOVIEMBRE, HA SIDO EXPOSITOR DEL TEMA TITULADO «LA PROTECCION FRENTE AL DESPIDO ARBITRARIO Y LA DEMOCRATIZACION DE LAS RELACIONES LABORALES»

COMPARTIMOS CON NUESTROS LECTORES LA ENTREVISTA REALIZADA LUEGO DE SU EXPOSICION EN EL CONGRESO:

Algunos logros del Autor en la búsqueda de la Justicia Social para los Trabajadores del Perú:

LA REGULACIÓN SOCIAL DE LA REVOLUCION DE 1968, Y EL AUTOR DE LA MISMA [1]
Toda la Regulación Laboral del Régimen Revolucionario fue obra solitaria del Dr. Rendón Vásquez, tanto en la parte preventiva con la norma inspectiva N° 18.668, las penalidades a través de multas (D.L. N° 18666) y el Código Sanitario (D.L. N° 17505); las relaciones individuales de trabajo adoptando la estabilidad laboral (D.L. N° 18471), la regulación de los contratos a tiempo determinado (D.L. N° 18138). Sobre las relaciones colectivas se dictó el D.S. N° 003-72-TR, sobre el reconocimiento de las organizaciones sindicales y el D.S. N° 006-71-TR sobre las negociaciones colectivas de trabajo y huelga. Sobre el procedimiento laboral hallándose vigente el vínculo laboral o extinto éste se dictaron los Ds. Ss. Nos. 006-72-TR y 007-71-TR y, sobre todo, lo atinente al derecho de participación de los trabajadores, ordenado por la frondosa legislación aglutinada en las leyes Nos. 21.789, 23.407, 22.333, 22.329, 19.020. En fin, la Seguridad Social del mismo modo se vio encumbrada con el D.L. 19.990 y 20.530, vinculados con los servidores de la actividad privada o pública, respectivamente. Asimismo, el D.L. N°18.846 reguló los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

EL LEGADO SOCIAL DEL DR. JORGE RENDÓN VÁSQUEZ DURANTE LA REVOLUCIÓN DEL GENERAL VELASCO ALVARADO

Como se ve, virtualmente la obra de un solo hombre de leyes sintetizó todo el quehacer laboral urgido por el Perú revolucionario, patentada en la persona del Dr. Rendón Vásquez, vehiculando todos los aspectos de la laboriosidad nuestra, pensamiento jurídico positivizado y asimilado casi en su integridad por la Constitución de 1979.

[1] FUENTE:TALLER DE INVESTIGACION DE DERECHO LABORAL Y DE LA SEGURIDAD SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS «JOSE MATIAS MANZANILLA»

¿ES EL DERECHO LABORAL UN PRIVILEGIO O UN DELITO PARA LOS TRABAJADORES?

EVA JULIANA CALABRIA – NATALIA BELEN SALVO – ELEONORA SLAVIN – LUIS RAFFAGHELLI – ROBERTO CARLOS POMPA

ANTE UN AUDITORIO COLMADO, SE DESARROLLO EN LA TARDE DE AYER LA PRIMERA JORNADA DEL CONGRESO DE DERECHO DEL TRABAJO, ORGANIZADO POR LA ASOCIACION DE ABOGADOS Y ABOGADAS LABORALISTAS DE LA CIUDAD DE ROSARIO

EN EL PRIMER PANEL DE DEBATE DEL CONGRESO LOS ORADORES EXPUSIERON SOBRE:

* LA RELACION DE DEPENDENCIA COMO FENOMENO ECONOMICO.
* LA IRRENUNCIABILIDAD DE DERECHOS.
* LA PROGRESIVIDAD EN LOS DERECHOS Y LA NO REGRESION.
* EL PRINCIPIO DE REALIDAD Y EL FRAUDE LABORAL.
* RECUPERAR UN FUERO DEL TRABAJO CON EJE EN LA PROTECCION DE LAS PERSONAS
TRABAJAN Y LA JUSTICIA SOCIAL.

LA EPICA VICTORIA DE LULA Y LOS DESAFIOS FUTUROS

LULA GANO POR MAS DE 2 MILLONES DE VOTOS, LO QUE PUEDE DAR LA IMPRESION DE SER POCO, PERO NO ES ASI YA QUE, DESDE LA VUELTA DE LA DEMOCRACIA, EN BRASIL NUNCA SE USO TAN DESCARADA E ILEGALMENTE LA MAQUINA DEL ESTADO POR UN CANDIDATO.

ESCRIBE RAMIRO CAGGIANO BLANCO

Lula ganó las elecciones en Brasil por una diferencia de 2 millones de votos en un padrón electoral de 156. Puede parecer poca diferencia pero es mucho dado que se le ganó al mayor y más eficaz uso de la máquina pública en la campaña electoral que se tradujo en:

1- una  “CRUZADA SANTA”, cercenando las voces de quienes declaraban votar a Lula en los templos neopentecostales, y en las iglesias católicas con bolsonaristas que interrumpían misas y hostigan a los sacerdotes que no se declaran a favor del candidato de extrema derecha;

2- en un masivo acoso laboral de los empleadores bolsonaristas a los trabajadores para que voten a su candidato, lo que constituye delito;  y

3- en el uso de la Maquina del Estado con Fines Electorales mediante planes sociales creados dos meses antes de las elecciones, lo que está prohibido por la ley electoral.

Sin embargo, lo que se esperaba es que el uso de las instituciones del Estado fueran utilizadas en beneficio del candidato a la reelección ¡el día de las elecciones! Para el domingo 30, Bolsonaro tenía preparada nuevas patrañas con las fuerzas del orden: los “Operativos” de la P.R.F. (policía caminera federal) en el nordeste para evitar que los electores voten a Lula. La región nordeste tiene el 27% del padrón electoral y Lula ganó con el 67% de los votos en el primer turno. Hay relatos de personas que, por vestir la camiseta de la selección, con la que se identifica la ultraderecha brasilera, o tener una calcomanía de Bolsonaro pasaban sin ser retenidos, así como calcomanías de la campaña de Lula arrancadas de los parabrisas y banderas “decomisadas” por agentes de la PRF. Fue tan “exitoso” este operativo “colador” que en algunos de los estados del nordeste el índice de abstención fue 5% superior al de los estados del sudeste, donde no hubo “operativos”, tal vez por haber sido la región que más votos le dio al candidato perdedor en la primera vuelta.

A lo largo de la semana tras las elecciones, otro de los mitos que se cayó fue el de que Lula no tendría mayoría en el congreso. Nada más equivocado: los partidos que hasta ayer constituían la base aliada de Bolsonaro ya están cambiando de lado y prometen apoyar la gestión de Lula, así como lo hicieron en el pasado. Inclusive periodistas “bolsonaristas” y hasta pastores de iglesias neopentecostales están haciendo lo mismo. El pragmatismo oportunista hace que los actores políticos se acomoden hacia quien encabeza el gobierno. Bolsonaro lo sabe y está desesperado porque, sin el “poder de la lapicera”, como a él le gusta decir, puede ir a la cárcel sin escalas por más de 58 causas acumuladas en su mandato de presidente y otras tantas como diputado, pendientes en la suprema corte de Justicia.

A eso se debe su negativa estratégica a reconocer la derrota mientras agitaba en las redes sociales una “resistencia patriótica”, que nada tiene de patriótica y sí mucho de criminal, primero cortando las rutas en los estados del sur, sudeste  y centroeste (región donde Bolsonaro obtuvo más votos) y, el miércoles 2, yendo a las puertas de los cuarteles a pedir un golpe de estado “para salvar al país del comunismo”.

Por otro lado, desde el jueves 3 se vienen desarrollando las reuniones del equipo de transición del gobierno electo, compuesto por Geraldo Alckmin, Gleisi Hoffmann y Aloísio Mercadante. Como resultado de esas reuniones, el viernes 4, los representantes del gobierno electo denunciaron un descalabro en las cuentas públicas de 400 mil millones de reales (unos 80 mil millones de dólares) y que no habría presupuesto para programas sociales como “farmacia popular”, programa de “merienda escolar” ni para el “auxilio Brasil” que volverá a llamarse bolsa familia, algo así como asignación familiar, como históricamente se denominó.

Mientras tanto Lula, después de haber almorzado con Alberto Fernández el lunes y de conversar telefónicamente con varios mandatarios mundiales, entre ellos Macron y Biden, se tomó unas minivacaciones en una playa en el sur de Bahia, estado en el que ganó con el 70% de los sufragios.

Aún antes de asumir el 1 de enero, participará de la Cumbre del  Clima, COP 27, en Egipto por invitación del presidente del país anfitrión. También sería invitado a la reunión de Davos, según fuentes periodísticas.

La Nordea Asset Management, una de las 20 mayores gestoras de patrimonio del mundo, con activos cercanos a los 237 mil millones de euros, retiró las restricciones para realizar inversiones en títulos de la deuda pública del gobierno brasileiro después de que Luiz Inácio Lula da Silva apuntara que va a actuar fuertemente en la defensa del medio ambiente e de que la exministra del Medio Ambiente, Marina Silva, tendrá un papel destacado en su gobierno.

Lula ganó y todo parece volver a su cauce político normal, sin embargo, el nuevo presidente va a tener una tarea inmensa, hercúlea, para recuperar la institucionalidad en todos los frentes, administrativos, judiciales, militares, de las fuerzas del orden, etc. porque lo que recibe es una república desbastada y una masa de gente, derechizada y militante, dispuesta a todo con tal de no dejarlo cumplir su mandato.